Dutch English Español Italiano Français Nederlands


Objetivo, meta y resultado

Para los antiguos griegos, el vocablo « telos » designaba la realización, el resultado de un proyecto, el objetivo de una acción. Para ellos, “telos” representaba la consecución, la cumbre, el logro de una iniciativa. Se trataba del cumplimiento de un propósito o de un sueño.

Pero “telos” también significaba la tensión de un programa, el desplome de un diseño, el color dominante de un boceto. Simbolizaba, al mismo tiempo, el fin y el concepto fundamental de una estrategia.

Como se puede constatar, todas estas connotaciones describen, con sorprendente rigor, los fundamentos de la actividad publicitaria más moderna. Es más, encierran la definición misma de la comunicación y del marketing estratégico.

 

TELOS, un nombre con proyección